Neumáticos, difíciles de reciclar

Un neumático, o más comúnmente llamado: llanta, están compuestos de goma de caucho (a base de polímero de isopreno ), acero, textiles y varios elementos que mejoran la resistencia de la goma.

Se producen casi 300 mil millones de unidades por año que se vuelven rápidamente obsoletas, dependiendo de las condiciones de uso (kilometraje, velocidad, presión, etc).

Al finalizar el uso del neumático, viene el proceso de manejo de este como un residuo, y es lo que se ha llamado llanta de desecho. En esta fase, el neumático ya no puede ser utilizado para el fin para el que se creó.

En la fase conocida como Término de vida útil, se agrupan los recolectores independientes, los recolectores de Servicios Públicos y el Manejo Especial Integral. Este residuo es recolectado y enviado a centros de acopio, cementeras, centros de transferencia, renovado y para reuso.

El proceso de reciclaje de neumáticos no es tan fácil como los metales y plásticos. La mayoría de los recicladores prefieren no desperdiciar recursos en el proceso de transformación de neumáticos y dejarlos como desechos sólidos. En RECSA Recycling se prefiere triturar la goma, separar el contenido metálico y procesar cada material para su re introducción en el ciclo de vida de fabricación industrial.

Información adicional
Fecha:
Autor:
Neumáticos, difíciles de reciclar
Puntuación:
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *